viernes, 31 de mayo de 2013

3ª y última parte de Uruguay



Nada más grande que la familia. Así fue como la tercera y última semana de mi vuelta por Uruguay se convirtió en el mejor momento de mis vacaciones, cuando aproveché al 100% con mis viejos y mi hermano.

Todo se presentó perfecto para que en combinaciones ideales pudiese disfrutar de todo lo que me gusta.

Para empezar, con mi madre nos fuimos a la colonia de vacaciones de Piriápolis, donde con un muy lindo y agradable clima lo primero que hicimos fue, armar el mate, ponernos el traje de baño, comprar una docena de churros y uno relleno de dulce de leche y arrancar a la playa... buenísimo!!!





Estuvimos en Piriápolis 3 días, pero pasamos espectacular. Pude visitar a mi abuela, me quedé contento de que esté bien, y ver a Moro, un labrador tremendo, un crá ese perro!.

El día sandwich de estos tres días vino mi amiga Soledad Casanova, un individuo muy particular que siempre me sirve para sacar la máxima ternura de mi, como por ejemplo usarla de toalla en la playa o bolsa de boxeo portátil, que se yo, hay amores que matan dicen... yo pongo lo mejor de mi!

Con mi vieja pasamos demás!, no nos quedamos quietos ni un minuto, o visitando a mi abuela, o yendo a la playa, recorriendo con la Casanova los tres y diciendo pavadas, comiendo empanadas de mariscos, yendo a ver jineteadas o recorriendo Punta del Este donde me encantó pasar por la casa que teníamos allá y revivir recuerdos de asados, fútbol en el fondo, Ada esperando que mi viejo llegara con el auto, cosas muy personales que a uno le tocan el corazón. Extremadamente agradecido a mi vieja por esta escapada de 3 días solos, que está buenísimo para disfrutar, revivir cosas y distenderse. Grande ma! :)




A la vuelta a la capital, era tiempo de organizar el viaje con mi viejo y Hernán. Antes, fuimos a la rural con un calor demoledor para este ya cuasi-irlandés, un par de games de noche de la LUB y un partido de las eliminatorias para el mundial de Brasil.

Con todo listo, arrancamos viaje hacia el norte, el destino SAN GREGORIO DE POLANCO.

2 termos para las 5 horas que teníamos de ruta, música, guía de eventos en el Uruguay que le hicimos comprar a mi viejo, y que sabemos la va a aprovechar a full, y mucho entusiasmo por parte de los tres.

Era un buen momento para volver a nuestros chistes internos, cosas que se habían diluido con el tiempo por lógicas razones pero como quién ha aprendido a andar en bicicleta, nunca se olvidan, es solo cuestión de darle aceite a los engranajes y así fue.

Previo arrancar ruta, yo quería ir a un lugar muy especial y sin mayores detalles porque hay cosas que no encuentran descripción en las palabras, fuimos los tres a visitar a Ada. GRACIAS



Ahora si, con algo interno que nos llenó de familia salimos a la ruta. El profesional (apodo de mi hermano) palmó a la media hora como no era de extrañarse, con mi viejo mate y mate charlamos de todo un poco he hicimos kilómetros, genial!.
Al despertarse la bestia (mi hermano) el hambre atacó, ya preparados de su condición de tiranosaurio rex, lo abastecimos de cuanto alimento encontramos pero ¡oh sorpresa!, me pidió un mate, luego otro y se sumó a la ronda, me dejó de cara. Aunque lo mejor fue cuando opinó nuevamente acerca de cuál yerba es más rica que otra, un atrevido bárbaro jajaj

Hicimos una parada en Paso de los Toros para cargar nafta y sacarnos algunas fotos emblemáticas con el toro gigante. Sus genitales fueron un atractivo turístico al igual que sus guampas a la hora de hacer combates en el aire "el profesional" vs "el europeo" y mi viejo (el no sabía y ta, comió una patada a los huevos de lleno por dormirse) vs "el europeo" también. Ah! y no sabíamos, pero los toros toman mate por el ano... Eso nos explicó mi hermano.






Llegamos a San Gregorio de Polanco sin lugar para alojarnos, ahí salimos a trillar y ta, conseguimos un lugar que como todo en Uruguay está sobrevalorado, los precios no tienen relación alguna con la calidad y los salarios, pero bue, Uruguay nomá!

Ya empezamos con los problemas idiomáticos y la velocidad de respuesta que solemos tener con la gente, en general no todos, del interior tirando al norte o bien al este de la capital.

Mientras deleitábamos con nuestros ojos los carteles con faltas de ortografía alevosas, fuimos a comprar carne para el asado de la noche, luego de varios sucesos de conflictos lingüísticos donde la malicia del profesional se hizo presente y yo no podía aguantar la risa, conseguimos el morfi y de ahí, bebidas y otros menesteres mediante, nos fuimos a primerear el parrillero porque sino estábamos liquidados, había 1 parrillero para 50 habitaciones, si! esto es Uruguay señores.

Ya con el territorio marcado ahora lo que nos faltaba era la leña, y bueno, tuvimos que apelar al recurso de la coima donde al cuidador de los baños (me daba tremenda lastima pobre veterano) le dimos 50 o 100 pei no me acuerdo bien porque debatimos con mi viejo para que le diera más y el no quería jajaj, la cosa que por 2 o 4 euros nos hicimos de una ininterminable cantidad de palos secos, palets y cuanta leña preciosa para hacer brazas encontramos.

Mi hermano encaró el asado, yo me dispuse a romper los palos largos que casi nos sacan la cabeza por lo ordinaria de mi técnica, armamos una leve picada y sacamos los beberajes.
Mi viejo habilitó el Jameson de 12 o 18 años que le llevé (no me acuerdo bien cuantos años), lo probamos, mi hermano le sacó el olor de un saque cuando metió la trompa de oso hormiguero que tiene y ta, le dimos a la Pilsen bajo cero. Precioso.

Entraron a salir los chorolos, morcillas, picamos el asado, hablando, chistes, jodas de todo tipo y bue, se nos fue el rato con uno de los mejores asados que puedo haber tenido.
Ya terminando, adobado en mi caso pero muy prolijo, simplemente disfrutando despreocupadamente como hacía mucho tiempo no podía, salió el momento del postre.

Mi padre meta sacar fotos, con mi hermano le pasamos la lengua a los tenedores llenos de grasa y le entramos al helado en caja de ahí directo, mientras mi viejo loco con las fotos sacaba más y más nosotros lo vaciábamos y ahí a "la piraña" le vino la desesperación y ta, hizo de las suyas revolviendo el helado y yo después de más de un año.... volví a llorar de risa literalmente.




Verlo a mi viejo tan alegre, jodiendo de nuevo, a mi hermano menos serio entre familia y jodiendo como siempre me puso re feliz, el equipo se reencontraba y el circulo ese donde los tres nos jodemos entre si, nadie safa y todos pasamos bien, volvió.... MAGNIFICO!!!

Para remate, cuando empezamos a guardar las cosas, no hubo registro fotográfico pero mi hermano me vio, ta! aclaro que estaba muy oscuro pero bueno, la cosa fue que del adobe que tenía me resbalé con una de las reposeras playeras que estábamos usando de banco y ta, comí piso de espalda como un campeón jajajj

Ahí fue cuando se me prendió la luz del kitchen porter europeo y propuse el lavado artesanal, así que los tres con los platos, cubiertos y vasos nos fuimos a la playa a lavar los utensilios para devolver jajaj de los mejores momentos en mi vida.

Ya para arrancar, bajando a la playa le tiré las zapatillas por la cabeza a mi viejo, al llegar mi viejo comandó los cubiertos los cuáles los ensartó en la arena y yo, me mandé pa´adentro del agua y entre a refregar los platos, la cosa que no salía la grasa y le entre a dar con las patas a los platos, entré a tirarle agua a ellos, mi viejo tiraba los vasos, mi hermano nos meaba al lado de las patas mías y la cara de mi viejo, al tiempo que sacaba fotos. Yo dije que era del circo y entre a tirar los platos para arriba, entre el pedo, que no se veía nada y que estaban lógicamente mojados los platos no agarré ni uno, se me cayeron todos, se clavaron en la arena y algunos corrieron riesgo de fatalidad, para todo eso propusimos con mi padre campeonato de sapito en el agua pero con platos jajaj unos asesinos, tirábamos y hacíamos dos sapitos pero después los tiramos juntos y se chocaron los platos, una cagada atrás de la otra jajaj que enfermos!!!

Volvimos al restaurant, le dejamos los platos  y todo en el mostrador como civilizados huespedes y rajamos, estaban llenos de arena y por las dudas que reclamaran algo nos volamos, pero antes de caer doblados en la cama nos subimos a un escenario de madera que había por ahí y nos entramos a sacar fotos no se porqué, pero ta, salía la foto tranqui.

Al otro día, luego de desvalijar el desayuno, nos fuimos al centro que estaban haciendo un homenaje a un artista local, ALPUY, donde se estaba pintando una alfombra gigante en la calle y todos podían colaborar, para variar, el cirquero de mi viejo se puso a pintar, a pedir planos de lo que se iba a pintar, que se yo, anduvimos en la vuelta y dejamos la marca del equipo.

A la vuelta a la choza, decidimos ir a hacer kayak mientras esperábamos que unas minas nos devolvieran el termo que por ¿confusión? se había llevado y era nuestro.

Ahí fue que salió kayak en 3 equipos de dos, 20 minutos rotativo y estuvo muy bueno, circo de fotos arriba del kayak y la mejor fue, cuando el último equipo sale que era mi viejo y mi hermano, el plebeyo del dueño de los kayaks dice que se había terminado la hora, ahí le metí el peso y le dije los horarios y todo que habíamos empezado y cuando terminábamos (nos quería gargar porque tenía una familia de 6 personas que esperaban nuestro kayak para irse con dos kayaks todos juntos), ahí fue que cuando le dije que teníamos todavía 20 minutos se le trancó la cara para hacer cuentas y dijo "ahhhhh, bueno, le digo al dueño mejor". Y el equipo C se fue a kayaquear y cirquear con fotos en el Río Negro.

Para el atardecer, aprontamos el mate con mi hermano, mi viejo fue por los alimentos para que el profesional no se ponga de mal humor y nos quedamos ahí, viendo la puesta en una vista preferencial y preciosa que teníamos en donde paramos en San Gregorio.

Al otro día temprano con tremendas ilusiones ya que ninguno de los tres había estado nunca, fuimos a Paysandú para estar en la fiesta de la cerveza.

La cosa es que ya para arrancar empezamos con problemas de alojamiento, sobrevaloración ridícula que hay en Uruguay, además de que por ser Paysandú y estar limitando con Argentina que está todo mucho más barato y a 20 km nomás, ni siquiera encaran para poder competir un poco más.
La atención y calidad de la gente en lo que a servicios al público se refiere, nos pareció espantosa, los precios no muy buenos y de la Fiesta de la Cerveza mejor no decir mucho más.

Nos llevamos un fiasco bárbaro, 3 tipos de cerveza nomás, el stand de cervezas internacionales 2 días antes del cierre (1 semana de duración) estaba cerrado, en los locales internacionales de comida habían unos 7 países donde solo estaban abiertos 4. Pero lo paradójico de eso, es que en la fiesta de la cerveza que no es la primera, fue la 48ª fiesta, no tenían cerveza jajaj URUGUAY NOMÁ!!!!

Al otro día encaramos vuelta, un largo viaje de unas 8 o 9 horas con una parada para almorzar, llegamos el domingo y yo el martes ya me volvía a Dublín.


Se venía la parte jodida, el lunes empecé a acomodar cosas y empecé con los adioses, primero nos fuimos a partir la boca con la Casanova a Tassende y bueno, pasamos muy bien, nos dijimos hasta la próxima y ella me regaló un buda en miniatura que ta, lo perdí, igual era una cagada :P.

Empecé a sentir algo que luego ya estando acá en Irlanda entendería que era, sin que le dijera nada Moni mi amiga uruguaya acá me dijo que a ella siempre le pasa, es como que unos días antes de irse se pone una muralla, para no sentirse mal. Fue tal cual, me sentía como con una muralla de frialdad, por un lado quería emocionarme pero por el otro marcaba una distancia, nosé, no fue adrede pero la tuve.

Con la Casanova me pasó, pero la más jodida y donde realmente me partió fue en la noche, donde nos vimos con mi viejo y ta, verlo triste porque me iba de nuevo me dejó colgado mal, por fuera no expresaba ninguna emoción pero por dentro hasta ahora sigo como sintiendo culpa, o arrepentimiento o nosé, me dejó muy mal verlo así a mi viejo.

Al otro día con mi madre y mi hermano fuimos al aeropuerto, me hizo sentir muy bien como siempre contar con una madre como le digo, para todo, yo se que ella siempre está ahí, es una fenómena mi vieja y eso me deja muy feliz. Pero algo que valoré mucho más esta vez fue a mi escudero, mi compinche, se hizo tiempo para mi durante mis 3 semanas, para lo que precisara, para lo que quisiera, para estar conmigo, para no dejarme solo cuando me mamé en St Patrick, para irse 3 días de ronda por el norte del país, para levantarse temprano y con su silencio nunca dejarme solo y siempre acompañarme, esta vez aprendí más de mi hermano, aprendí a entender como es, el no dice mucho pero siempre está ahí, pueden pasar días que no hablamos pero somos mucho más, ya se lo dije una vez y lo repito, mi hermano es mi ídolo.

Con mi muralla incorporada, no pude quebrarme exteriormente pero por dentro estaba preguntándome en el aeropuerto ¿porqué mierda me voy de nuevo?, nosé.... Lo único que se, que este segundo adiós fue mucho más duro que el primero.

Gracias por dejarse sorprender por mi visita, por dejar todo por estar conmigo, por poner la mejor buena onda, por cocinarme, por los regalos, por sus abrazos, por sus lagrimas y sus sonrisas, me pusieron las pilas para poder seguir tirando un poquito más como siempre decimos.

Ahora, con la gran ilusión de ver a mi madre en menos de un mes. Se esta viniendo por 3 semanas para recorrer algunos países de Europa conmigo y conocer donde vivo, una gran experiencia para ella y una enorme alegría para mi. Sumamente ilusionado cuento los días para ver de nuevo a mi vieja :)





Juan Patrick
"Sacame lo que quieras, pero nunca me dejes sin la oportinidad de volver a abrazar a mi familia" Juan I. Pita

jueves, 16 de mayo de 2013

La ilusión escocesa



Que viaje, que país, cuantas expectativas.

Cuando me dijeron nuevamente que tenía 5 días de descanso en el laburo, tremendamente ilusionado me pregunté ¿y ahora a dónde?, entre varias opciones que siempre parten del mínimo costo posible en transporte, la que mejor se perfiló más allá del frío fue EDIMBURGO.

Así que me compré el pasaje y arranqué a mirar algo nomás, simplemente para tener idea de que no perderme y dejar que lo demás me lo mostrara por si sola la ciudad.

Estuve viendo que habían 2 cosas que si o si quería ver, una era la oveja Dolly jajajaj la primera clonación (oficial) que se encuentra en el museo de Escocia y la otra, era ir hasta el Lago Ness a buscar al bicho este, al tal Nessy, que se yo, para tomarnos unos mates y divagar con los pensamientos.
Además, para visitar tenía el castillo, pensaba comprarme una pollera y andar por la calle a lo escocés y en la primera de cambio que pudiese, a lo William Wallace, pelar el culo y gritar FREEDOM !!!!!!!.

Mi vuelo salía el miércoles 6.30 am, por lo tanto el martes fui al club suponiendo que no haría nada de deporte en 3 días, y de ahí por las dudas, fui al colegio para poner la firmita y obviamente, aprender algo nuevo :P.

Se me hizo un poco tarde armando el bolso y otros asuntillos del día a día y ta, me acosté medio cansado pero ansioso por este nuevo país que iría a conocer en pocas horas. Algo no me dejaba estar muy tranquilo nosé porqué, lo adjudiqué al quilombo en Liverpool que no dejaba de ser ahora, otra ciudad a visitar en el Reino Unido, pero recordando mi visita a Cardiff que todo salió bien, no me quise preocupar mucho más y simplemente, con 4 alarmas prontas para que me sacudieran a las 3 am, me acosté a dormir.

Suena la alarma, abro un ojo, miro el reloj del celular y..... LA PUTA MADRE!!! SON 7:15, PERDÍ EL VUELO.... no puedo describir la calentura que tuve durante todo el bendito día, no puedo creer lo jeropa que soy que perdí el pasaje (no, no se puede cambiar de ninguna manera, era un vuelo de Ryanair para quién sabe lo que esto implica).
Improperios varios, surtidos, extensos y profundos, árboles y árboles genealógicos que surgieron, madres, loras y cuanto aparato genital que existía esbocé en mis "mesuradas" palabras de agradecimiento al destino por este vuelo y los 130 euros que perdí la puta que lo parió.

Por lo tanto tuve que tachar a ESCOCIA de mi lista, pero todavía tenía 3 días y no me pensaba quedar quemado acá en el cuarto, comiendo flanes (pa! encontré unos flanes en el supermercado y ta, tuve que comprarme 8 por las dudas que marchen) y escuchando Don Omar, Rhianna y Karibe con K, pero todo mezclado y a la vez con 3 radios simultaneas (estoy quedando mal de trabajar tan poco, lo sé).

Después de unas 6 horas puteando y haber hablado con mi hermano, seguí su sugerencia, la apliqué a mi manera pero gracias a su motivación muy difícil de interpretar si uno no mantiene los mismos códigos de comunicación que el (me dijo: "que te chupe un huevo, subite a un barco cualquiera y andate a la mierda, que te vas a quedar haciendo ahí", hay que saber leer entre líneas :P), al otro día, me subí a un tren con el termo y el mate y me fui a....El anillo de Kerry (Ring of Kerry).





Tempranito, termo y mate pronto, arranqué a Killarney por dos días.

El clima una cagada para variar, pero yo, expectante de ver con que me encontraba, si con una cagada como el clima o algo maravilloso como algunas zonas de Irlanda.

Al llegar, tiré las cacharpas en el hostel, fue buenísimo porque además de la tremenda hospitalidad y amabilidad de la recepcionista del hostel Neptuno (comprobaría luego que todos los locales son así de amables), cuando me pongo a hablar con ella me dice que tengo acento dublinense jaja me dio mucha gracia que se me haya pegado algo del acento de acá, yo no me doy cuenta pero obvio, para ellos es más fácil distinguirlo.

No tardé más de 30 minutos cuando estaba pronto para alquilarme una chiva y arrancar a ver que había en la vuelta. Así fue como llegué a la bicicleteria de don O´Sullivan, le pagué solo 10 euros y me dio la chiva por 3 horas.

Metiendo ruta a lo loco así nomás como estaba, llegué al Parque Nacional, el feo clima ayudó a darle un tono raro al lago, que oleaba un poco y ta, no estaba tan mal. Por mi parte, entusiasmado con la bicicleta quería recorrer todo, me metí al parque y entré a dar vueltas, en un momento me vino la posesión de un ciclista de Rutas de América y dándole pedal a la vida, entré a tararear la canción tan popular de la competencia ciclística más importante del Uruguay, pero mientras lo hacía me cruzaba con otros ciclistas que me miraban medio raro porque yo iba tarareando bastante alto y le hablaba a la cámara que había puesto con el trípode en el manubrio de la chiva, y sí, hay que divertirse solo como sea.

Motivado por la posesión espiritual del gran Federico Moreira me decidí darle la vuelta al parque, me mandé y con la cámara pronta entre a pedalear y bordear todo el lago por dentro.
En una venía en un sprint final de la última etapa jaja cuando pensé que me daba para doblar sin frenar y.... no! no me dio :)
Quedé a 2 metros del agua, no llegué a comer piso pero fueron momentos tensos en la contrarreloj que hice adentro del parque, ufff! esto de ser ciclista es jodido (está todo documentado con videocintas).

Al final, me di vuelta todo el parque haciendo algunos stops de rehidratación, de liberación de líquidos, de ingesta de alimentos y reorganización de prendas de abrigo, alguna fotito que otra y reubicación geográfica más que nada.

A esa altura eran 5:30, estaba como a 8 km, si no me equivoco, de la bicicleteria y tenía que estar a las 6, sino me ensartaba con la chiva hasta el otro día y tenía que madrugar para devolverla (este era el mayor problema, levantarme temprano para devolver una chiva).
La cosa fue que ya más en un nivel Wynants en los JJ.OO. de Sydney 2000, le puse el turbo y llegué, todo chivado pero en hora, cuando le golpeo la puerta al anciano residente y rentador de birrodados...se había ido. ¡Viejo de mierda, me ensartó mal!.

Bajo lluvia (que raro en Irlanda), muerto de hambre, chivado, pero feliz de mi andanza ciclística, fui por un mano a mano con jabón y shampoo bajo la ducha y de ahí a aprovisionar la joroba de camello humana, la panza para quién no entendió.

Después de una sanísima cena de comida chatarra, me fui a recostar a lo adulto mayor 20 minutos esperando que fuesen las 21 hs para ir hasta el pub The Danny Mann que a esa hora arrancaba la música en vivo. 
Como pude me levanté, llegué, me pedí una Guinness y me acomodé con el codo izquierdo en la barra a esperar los cantos.

El tipo encaró ahí con los cantos, dos por tres se le cerraba la mandíbula y no le entendía un carajo, pero cuando encaraba le entendía bastante, y la verdad que estuvo bueno. Me quedé 2 horitas con la misma cerveza, que no la bajaba porque me sentía medio mal del estómago (para mí fue el plato de capelettis que me clavé a las 9 am de desayuno antes de salir de casa), pero al fin y al cabo, la maté, terminó el show y me fui al sobre.





La mañana del viernes la arranqué tempranito, primero para devolver la bici con el veterano del local, desayuno mediante agarré mis cosas, hice el check-out y me pagué el tour (odio los tours) al Anillo de Kerry.

Me armé el mate para esperar al chofer y al rato cayó, me levantó, otra gente en el camino se sumó y al cabo de media hora, ya ahora en un bus, éramos unos 20 los que salíamos a hacer el tour guiado.

Creo que ya me quemé cuando el guía-chofer del tour no paraba de decir "ahora a su izquierda tienen..." "ahora a su derecha tienen...." ta, me acalambró el oído. Me obligó a prenderme la radio uruguaya para cambiar el sonido en mis oídos.
A la media horita llegamos a un lugar, era una parada para visitar algo y luego tomarse un irish coffee en el pub que estaba anexado, la gente bajó de golpe y se mandó al lugar que era para visitar, cuando veo lo que era me paré, fui hasta el cartel que explicaba más detalladamente lo que había pasando la puerta y en ese momento para mi adentro me dije "¿eh? ¿una granja?", continué mi diálogo interno con un "la punta de la japi voy a pagar 5 euros para ver chanchos, cabras y vacas", y así nomás pegué la vuelta más quemado todavía de estos tours garra que te ponen en la puerta de las cosas para que no pienses, solo para que entres, saques dos fotos y pagues.
En resumen, 2 minas y yo nos quedamos afuera esperando como la gente veía alfalfa y vacas.

No escuché muy bien que decía el guía-chofer porque venía con alguna 90 punto algo enchufado, pero algo cacé sobre que teníamos otra parada en un tipo dominador de perros pero para ovejas, que valía la pena (y sí, todo vale la pena si te pueden sacar un mango).

El viaje continuaba mientras tanto, las vistas que el anillo regalaba no eran realmente superlativas como me esperaba, quizás en otro momento de mi vida hubiese valorado mucho más las vistas, pero el hecho de no encontrarle ninguna diferencia a mi pasada por el lago Titicaca o notarle algún parecido también a la cordillera en Chile cuando uno hace ruta, no me tenía atrapado, también el hecho que las paradas fotográficas eran de 5 minutos, bajáte, sacáte dos fotos, subíte y vamonos, pa! era demasiado estresante, no te daban tiempo para disfrutar, para sentir el lugar. Tenía un ritmo muuuuy de plástico, era algo tan armado como una visita guiada en un museo pero con vistas naturales, no me gustó.

Lo único que si quiero rescatar fue al criador de ovejas, al llegar te cobraban 5 euros, pero quise ponerle una fichita de credibilidad al guía y ver qué pasaba con esto.
Al entrar veo un corral con distintas ovejas, una estaba de más se parecía a un conejo gigante jajajaj, había un perro ahí que las tenía re controladas a las ovejas y ahí apareció el tipo, yo tranqui miraba que pasaba, el tipo le pone el bastón a una de las ovejas y esta se entra a refregar la cabeza con el palo, ya ahí me ganó la atención, luego el perro que se movía agazapado y no perdía de vista ni a una oveja. A todo esto el tipo nos hizo pasar a otra parte abierta también y ahí fue lo mejor.

Nos hizo una demostración de cómo traen a las ovejas de la cima de la montaña con los dos perros, si no me equivoco a uno le hablaba en inglés y al otro en irlandés para que distinguieran las ordenes, fue impresionante, realmente me encantó, muuuuuuy bueno, un veterano crá en lo que hace, realmente ahí volví a ver a un hombre que está sobrado en lo que hace, si alguien tiene la oportunidad de hacer el tour, lo único que puedo decir es que ver el Anillo de Kerry vale la pena si está soleado, sino no. Pero más allá de esto, lo mejor del Anillo de Kerry es el tipo de las ovejas, ¡¡¡excelente!!!.

Se terminó el tour gracias a Dios, y a 20 minutos de que se fuera el tren me dejaron en el centro, corriendo levanté la mochila y me fui a la terminal, todo en orden.

Lo malo fue que algo raro pasaba con el mate, al llegar a Dublín lo vi.
Luego de 7 años se me rompió, me quiero matar, hace 3 días que no me tomo un mate.
Se le hizo un agujero adentro y como bien sabe quién tiene su mate, el mate de uno es el mate de uno, no lo quiero ni tirar, ni poner en una repisa ni nada, lo quiero usar y lo tengo que arreglar. Por lo tanto, en este estado de desesperación que me encuentro, apelo a quién esté leyendo para que me de algún consejo de cómo arreglarlo, ya que no puedo usar nada tóxico al estar tomando de ahí (quizás ¿silicona no tóxica funcione?), o quieran hacerme una donación y mandarme algún mate parecido al mío, o financiarme mi viaje a Uruguay para comprarme uno que me guste jaja y sí, si voy a pedir me cuelgo, ¿ta mal?.

Posta, cualquier idea, colaboración, sugerencia, todo suma.


Juan Patrick
"Si no estás dispuesto a equivocarte, nunca llegarás a nada original." Ken Robinson


Complemento de nota: Me acabo de enterar que con la tarjeta de estudiante (que recién hace 2 días me la saqué), el pasaje a Killarney me salía 50 euros menos. Confirmado, me tendría que haber quedado durmiendo.


martes, 7 de mayo de 2013

Uruguay, sentirse local nuevamente.



Segunda Parte


Ya instalado en casa, era tiempo de visitar a todo el mundo lo antes posible, tenía sólo 15 días más y muchas cosas que quería hacer.

Luego de las sorpresas realmente estaba muerto, un cansancio tremendo que no recuperaba, esas 50 y pico de horas volando, más tanta emoción junta me tenían de cama, pero no quería parar ni a dormir, así que al otro día de haber sorprendido a mi viejo y a la Casanova, tempranito como cuando canta el gallo, arranqué a acomodarme las lanas a lo del Félix.
Le caí así nomás de sorpresa, con un duende de regalo y miles de historias, incluida la del pakistaní que me arrancó parte de pelo de la cabeza, juro que sufro cuando me tengo que cortar el pelo acá ¡¡mal!!.
Ahí nos quedamos, algún matecito de por medio como siempre, charlando con alguien que es algo más que mi peluquero, un compañero de carreras, un tipazo, un laburante, un crá!, y lo que más me emocionaba en ese momento era eso, estar ahí tomando mate y charlando, no que el ir a la peluquería sea un mero trámite más (me siento una mina ahora, pero bueno, es verdad), los vínculos humanos.

Me quedé unas horas y de ahí medio rápido, porque tenía que ir al aeropuerto a levantar la valija que había aparecido, me pegué una escapadita hasta la casa de la madre de Moni, mi amiga uruguaya acá en Irlanda que oh! casualidad, era vecina mía cuando vivía por Reducto y sí, como siempre decimos,"en Uruguay nos conocemos todos", es así 100%.

Estaba en la puerta, esas cosas bien uruguayas que me encantan, la sorprendí, la saludé, ella me invitó a pasar, charlamos unos minutos y me disculpé porque tenía que ir hasta el aeropuerto y cerraba la oficina que me tenía que devolver la valija en horita y media.


En el aeropuerto todo bien, llegó media cascada la pobre valija pero aguantó la toma tranqui, ¿¿¿y los whiskies??? eso era lo único que me preocupaba, así que no quedaba otra que llegar a casa, empezar con el reparto de regalos (y tortura folclórica incluida) y chequear los Jameson.

Así fue, llegamos y a la repartija, pero sin antes cumplir con los trámites de rigor que son la tortura a quién va a recibir el regalo, costumbres de la familia más bien.





Fueron simplemente un par de churrascasos, un poco de saliva en caras ajenas y algunas "cosquillas" un poco extremas, pero es lo que nos motiva para hacernos regalos, no solo hacer feliz al otro por darle algo lindo, sino saber que tenemos un momento de castigo sin represarías :).

Un buzo y unas pestañas gigantes para el auto de mi vieja, un buzo para mi hermano y mucho circo para St. Patrick, fueron algunos de los regalos. El whisky postalina y algunas otras prendas fueron a parar con mi viejo a la noche, cuando además nos partimos la boca en un restaurant español y luego, para no perder la costumbre nos fuimos a una heladería para terminar con una buzarda de oso. El otro whisky, fue bien asesinado con unos amigos felizmente.






St. Patrick, un capítulo aparte. Ese domingo 17/3, lo lógico hubiese sido estar acá en Irlanda en el epicentro de la cuestión, pero no, no hay cómo festejar algo con tu gente, con mi gente y ta, fue tremendo.

Arrancamos tipo a las 17 hs a chupar con mi hermano, él estaba más prolijo que yo (raro) y yo muy irlandés tomando temprano, vino el Chengue, un amigo de toda la vida de Hernán y con gorros y equipamiento cirquero para todos arrancamos al centro en el auto con pestañas, la gente piraba cuando veía un auto con pestañas y adentro, tres duendes verdes agitando jajaja mortal.

Llegamos al centro, me encontré con sarita, una amiga que ya ni sabemos de dónde nos conocemos porque nos hemos cruzando en tantos lados en la vida que simplemente, nos conocemos y punto jeje.
Eran tipo las 19 hs, no mucha gente, me pongo a hablar con un tipo de la organización y sale el tema de donde vivo y donde laburo etc, él se va y yo me giro para ir a saludar a mis ex compañeros del Hash House Harriers Uruguay, que sin lugar a dudas tenían que estar ahí tomándose una en este St. Patrick luego de haber corrido por las calles de Montevideo.
Luego de un par de historias, saludos de por medio y fotos, volví con mi gente y ahí me cayó el de la organización, me vino a presentar al Brand Manager de Jameson Uruguay, nos quedamos charlando un rato, el tipo re contento y emocionado de cruzarse con alguien de estos pagos, buenísima onda, yo ya estaba medio adobadito igual y ta, quería chupar, así que cruzamos contacto para cuando vengan en Agosto y nos deseamos feliz St. Patrick.

De ahí en más mis recuerdos empezaron a ser más escasos minuto a minutos, recuerdo que más allá de mis euros, nos fuimos a la uruguaya al kiosco de la esquina a comprar más barata la chela de litro, ahí agité a medio pueblo (mala mía, lo asumo), jodas, fotos mediante, ahí veo a un flaco con una camiseta de GAA de Donegal y ta, no podía ser de otro lado, lo encaré y le digo en inglés "sos irlandés ¿no?" y bueno, nos quedamos charlando, era un irlandés que vive hace 2 años en Canadá y para festejar este día, su día, se vino a Montevideo y luego seguiría recorriendo Sudamérica, por mi parte le conté que soy uruguayo, que me vine de vacaciones después de un año y que actualmente vivo en Irlanda, interesantes cruces de países, culturas y destinos.

Mi hermano me dice, que fueron a mear y cagó a tiros a uno, no entendía nada y fui, ahí lo vi, era un muchacho que no estaba muy bien del marote y cuando estábamos liberando el líquido indeseable pero que tanto placer le da a uno cuando lo deja ir, mi hermano, con su armamento imaginario, de revolver y granadas lo empezó a atacar, yo no entendía nada, hasta que lo vi, pobre botija, le venían ataques, se escondía, salía y caminaba, volvía, iba y lo miraba, mi hermano que le vino la chiripiorca y no paraba de tirarle, granadas, tiros, flechas y todo lo imaginario que podía tener consigo mismo mi pequeño Rambo doméstico.
En una fue buenísima, mi hermano le promete hacer las paces, a esa altura el Chengue y yo descostillados de risa en el callejón viendo esta masacre intelectual de armas imaginarias, ahí se arrima la víctima, mi hermano le sigue haciendo cabeza y cuando lo tiene a 15 metros fue su fin, puso todo el arsenal a trabajar, no respiraba Hernán, estaba encarnizado mal, el pibe iba y venía, no sabía qué hacer, nosotros medios entonados cagados de risa y para todo eso lo mejor, en todo el dialogo que lógicamente iba indicando mi hermano que tipo de armamento utilizaba para que supiera los daños imaginarios que le había propinado, le tira esta frase en su verborragia "te di, te di un tiro en la pierna" y fue lo mejor, el pibe se agacha y se entra a refregar la pata como si le hubiese dolido jajaja yo no daba más de la risa, ahí el pibe entra a recular, yo le digo a mi hermano que use la bazuca que con eso lo liquida, mi hermano carga la bazuca imaginaria y le tira, creo erro y le pegó a una columna, y el pibe se fue corriendo a la casa.
Nadie salió herido, pero que me di vuelta de la risa como hacía tiempo eso seguro.

Volvimos al ruedo, al llegar al kiosco la Casanova ya había caído, yo empecé a hacer upa a la gente, empezó a lloviznar, seguimos tomando, más gente vino y se fue, yo mamado mal pero no paraba de tomar, me encontré una vecina uruguaya de acá Dublín, después a unos compañeros de la UTU que estaban en España y no los veía hacía 6 años, un viaje todo, la gente a mi hermano y a mí nos pedía para sacarse fotos por los gorros, un viaje.
Lo último que recuerdo es estar con dos cervezas de litro en el brazo que ni idea a quién se las hice, ir a buscar a mi hermano y.... OFF!, me apagué mal.

Los testigos dicen que llegaron mis dos amigas, cada una más petiza que la otra, y me sacaron del tumulto de gente porque estaba mal mal. Fuimos hasta la parada del bondi, mamado y todo, la Casanova dice que la cagué a trompadas (soy tan tierno :P ), y sarita que estaba conmigo me tenía de la mano y yo todo tierno le decía,"muchas gracias, esto en Irlanda no pasa, la gente no te cuida así", soy pura ternura lo se jejej.
Me contaron que mi hermano me vino a buscar y como había paro de bondi y taxis, entramos a hacer requeche de transporte. Nos fuimos hasta los cuernos de Batlle en uno, ahí nos bajamos, el otro bondi que nos servía pasó y no nos paró, un plancha pasó caminando al palo decía que venía desde el Shopping Montevideo y se iba hasta Paso de la Arena, achicó el paso un cacho y mi hermano le dijo que siguiera que conmigo no encarábamos nada tan rápido, para variar, me entró a romper la japi mal, yo no podía hablar, solo gestos y reírme porque estaba en la B mal.
Vino otro bondi, antes de bajar yo no encaraba nada y el narigón me obligó a bailar arriba del bondi, yo le hice caso, iba abrazado (más bien colgado) de él, él cagado de risa arrastrándome, yo mamado y todo me acordaba hacía un año cuando la situación fue igual pero al revés, yo lo traía a rastros, se le caían los lompas, le metía la mano en el culo, el no encaraba, yo le metía los dedos en la oreja, el no encaraba nada de nada pero nos reíamos. Ahora fue igual, pero al revés, como se nota que estaba contento y tranquilo, porque no me mamaba así desde que estaba en Uruguay, lógicamente saber que uno está solo y depende de uno mismo lo hace cambiar a uno, y bue, ahora estaba en casa y podía confiar.
Llegamos, mi hermano me despachó en la cama y se voló.



  


La siguiente semana me dediqué a hacer mucha casa, algunas vueltas necesarias, cena en lo de mi abuela con mis tíos, donde les pude dar los regalos que había traído para ellos, salimos a correr con mi hermano y mi viejo, pa! que contento que me dejó eso, como antes corriendo hombro con hombro con mi viejo, fui a saludar a la gente del Abitab de la esquina que dos por tres me mandan mails y siempre me recuerdan, hice mucho Montevideo, bondis, olores, luces amarillas cortas que casi me despachan a mejor vida un par de veces, fuimos dos veces a ver cuartos de final de la liga uruguaya al Palacio Peñarol con mi viejo, mi hermano y su novia, también al Estadio Centenario a ver Uruguay - Paraguay por las eliminatorias.

También anduve por 18 de julio que fui a comprarme libros y esa fue buenísima, decidí irme caminando hasta mi antiguo laburo para saludar, agarré todo 18 desde la intendencia hasta Tres Cruces y en esas 10 cuadras me encontré primero con un pibe del Club Montevideo, me contó que anduvo por Brasil y un par de cosas más, seguí unas cuadras y por sobre los techitos verdes me crucé con Juan M. Lauro, mi ex entrenador de triatlón, un atleta tremendo y buena gente por sobre todo, seguí 2 cuadras más colgado con esas coincidencias de tan solo ir por la calle y encontraste gente, y me crucé con un uruguayo que fue compañero mío de viaje acá, llegamos con una semana de diferencia y fuimos al mismo colegio, él se había vuelto 1 mes antes y estaba con una estadounidense que había conocido acá en Irlanda y andaba de paseo por Uruguay.

¡¡¡Que divino!!! estas son las cosas que son difíciles de transmitir pero a uno le encanta de su país.

Llegué a Porto, me encantó verlos, muchos cambios luego de un año, no pude ver a todos pero me gustó mucho al menos estar casi una hora con ellos, yo me sentí parte de la empresa y eso está bueno, pero es espectacular sentirse cercano a las personas, seguimos en contacto y me alegró mucho verlos y ver alguna pancita nueva que otra.


A mitad de semana me pude ver con mis amigos, el Dani y el Pelado (solo faltó el Mati que está en España), tremendos tipos, con los que siempre nos contamos las mismas historias pero que no paramos de cagarnos de risa y comer como cerdas, nos clavamos 2 kilos de asado, medio de mollejas (hinche las pelotas para comer molleja aunque era carísima), un par de morcillas y algunos chori, el whisky, coca, la picada obligada con papas, maní y alguna que otra porquería más y de postre, helado, ¡¡¡divino!!!.
El Dani nos contó de su viaje por floripa, el pelado de su hija que cada vez está más grande y el más orgulloso y yo, alguna que otra anécdota de este año que pasó y alguna pasada, como la vez que me gané el Oscar como ellos proclamaron, un 24 de agosto en una noche de la nostalgia jajaj.








Todavía me quedaba una semana más, en la que me fui para afuera con mi vieja primero y luego con mi hermano y mi viejo, los momentos de decir adiós y lo más duro, el aeropuerto.


Me estoy yendo a Escocia por unos días pero a la vuelta, luego de la nota obligada de Escocia, se vendrá el remate de mis mejores vacaciones, mis 2 semanas y monedas en Uruguay, en mi casa.



Juan Patrick


"La lectura es a la mente lo que el ejercicio al cuerpo." Joseph Addison